Los cinco retos en la gestión de Recursos Humanos en 2018, según Carlos Pelegrín

Tendencias para directivos en la gestión de Recursos Humanos, por Carlos Pelegrín
Written on Apr 27 2018 // Tags: dirección de Recursos Humanos gestión de Recursos Humanos Recursos Humanos directivos de Recursos Humanos RR. HH. Carlos Pelegrín

Los líderes y directivos de RRHH se enfrentan a un gran reto para ayudar a sus empresas a atraer, retener e inspirar el mejor talento. Según Carlos Pelegrín, un profesional con más de 25 años de experiencia en el ámbito de la Gestión del Cambio y RR.HH, quién ha ocupado puestos de alta dirección en empresas como Caja Madrid, Telefónica, Orange e Iberia.

Edificio Cuzco IV acogió la conferencia de este experto que ocupó el cargo de Director de Formación y Desarrollo de RR.HH en Telefónica España donde lideró diferentes olas del programa de transformación cultural de la empresa, y también gestionó la intranet y los programas de innovación de la organización. Durante años, Pelegrín también ha sido miembro fundador de Educaterra, empresa especializada en formación de Telefónica conocida hoy en día como Telefónica Educación Digital.

Como nuevo Director General de MBIT School, Carlos Pelegrín aportó en Espacio C4 su conocimiento y experiencia en el ámbito empresarial, y dejó más que patente su capacidad de liderazgo en el área de Recursos Humanos para promover la innovación.

Por ello es importante conocer las tendencias más destacadas en la gestión de personas. La realidad es que cada vez más destaca la experiencia del empleado, “ha tomado una relevancia sin precedentes, queremos que nuestros empleados sientan que somos distintos y tenemos que ser capaces de adaptar esa experiencia que ofrecemos al ciclo de vida del empleado para fidelizar a los mejores y proporcionar un ambiente que favorezca la productividad”, puntualiza el experto.

Esa experiencia debe ser diferente en función del tiempo en la compañía y el momento de la carrera profesional, según Pelegrín quien añade que tres de cada cinco empleados desempeñan trabajos que no permiten el máximo desarrollo de sus capacidades, “será un camino largo, pero poner al empleado en el centro parece un comienzo lógico”.

El reto del envejecimiento de las plantillas

La rotación constante de la plantilla no es un fallo de los profesionales sino de una pésima gestión de equipos y la falta de profesionalidad por parte de los responsables de equipo. ¿Tiene también la culpa recursos humanos? Sin  duda, según Carlos Pelegrín.

Dentro de esa estrategia global, hay que tener muy presente el envejecimiento de las plantillas, “un reto al que todas las organizaciones tendrán que hacer frente en un horizonte no muy lejano”. Factores como el incremento de la esperanza de vida, el retraso de la edad de jubilación, la tardía incorporación de los jóvenes al mercado laboral o los altos niveles de sofisticación tecnológica, obligan a que las organizaciones “deban gestionar proactivamente la salud y bienestar de sus plantillas”.

Por lo que respecta a la salud en el trabajo, Carlos Pelegrín señala que las empresas deben marcarse el objetivo de que los empleados lleguen a la edad de jubilación siendo trabajadores sanos y productivos. “Se hace necesario para las organizaciones invertir tanto en planes de prevención de enfermedades como en la puesta en marcha de programas con este objetivo. Este proceso pasa por elaborar un análisis previo e individualizado de las necesidades de cada organización y de los hábitos de sus empleados, con una metodología específica, que ayude a las empresas a identificar necesidades y a poner en marcha planes de acción que les permitan asegurar un envejecimiento saludable en el trabajo. Es un beneficio que ayuda a retener y atraer talento”.

5 RETOS EN LA GESTIÓN DE LOS RECURSOS HUMANOS 

Primer reto: Engagement y Recursos Humanos.

Los Recursos Humanos entran en la era del ‘post-engagement’. Engagement ha sido la palabra más repetida en recursos humanos los últimos cinco años, pero aunque que algunas compañías han puesto grandes esfuerzos en su talento y están repensando su cultura de trabajo, pocas están viendo mejoras significativas. Los niveles de productividad laboral en todo el mundo continúan estancados, lo que sugiere que hay que hacer más para lograr ese compromiso.

Carlos Pelegrín afirma, “como experto en Recursos Humanos y en Gestión de Cambio, y por haber trabajado impulsando la innovación y el cambio a lo largo de mi trayectoria, puedo decir que nuestra escuela conecta con las necesidades actuales de las empresas que demandan profesionales altamente cualificados con conocimientos alineados con el negocio”.

Éste será el objetivo de los directivos este año, y necesitarán el apoyo de RRHH para obtener una visión completa de su personal y poder ofrecerles una experiencia más global que les haga sentirse valorados. Su objetivo será ofrecer a los empleados un entorno que sea mental y emocionalmente beneficioso, al mismo tiempo que les permiten rendir al máximo.

Segundo reto: Trabajadores cualificados

 La confianza por encima de la competencia a la hora de reclutar. Las compañías hoy tienen dificultades para encontrar trabajadores cualificados, y este problema no parece menguar, así que es hora de repensar los métodos de reclutamiento, empezando por la forma en que las empresas buscan candidatos, lo que muchas veces refleja prejuicios inconscientes que deben ser descubiertos y eliminados.

Los equipos de RRHH están viendo estas grietas de sus procesos de reclutamiento y cada vez más utilizarán datos y conocimientos para informar sus decisiones de contratación. Esto les ayudará a desarrollar nuevas aproximaciones y estrategias para, finalmente, encontrar a la mejor persona para cada puesto.

Tercer reto: Conciliación y flexibilidad laboral

El trabajo eventual y por proyectos está ganando fuelle, incluso si está encontrando algunos obstáculos regulatorios. En febrero de 2017, por ejemplo, el 43% de americanos adultos pasó al menos parte de su tiempo trabajando en remoto.

Cuanto más flexible sea su plantilla más importante será para las empresas tener procesos robustos que soporten este nivel de agilidad. Una mayor flexibilidad para las personas resulta en un mayor estrés para los sistemas de RRHH y una mayor probabilidad de fallos. Incluso hoy, no es raro oír de casos de contratistas que firmaron un acuerdo por varias semanas y que permanecen en nómina durante meses después de haber acabado.

Cuarto reto: Inteligencia artificial y automatización en el trabajo

 El camino a la inteligencia artificial y la automatización se definen. El software y los robots están asumiendo un número cada vez mayor de tareas repetitivas, permitiendo a las personas aplicar su intelecto a retos más avanzados. Por ejemplo, los fabricantes de automoción han automatizado sus líneas de producción y han desviado la atención de los trabajadores humanos al desarrollo del ‘cerebro’ electrónico tras los nuevos vehículos autónomos.

El papel de la ética tampoco puede ser ignorado. Las empresas deberán asegurarse de que la forma en que usan las nuevas tecnologías refleje sus valores como compañía, más que la mera automatización de procesos ‘porque ahora se puede’.

Quinto reto: El salario no será lo más importante, sino la recompensa emocional en el trabajo

El salario siempre será importante, pero por encima de cierto nivel las personas dan ahora menos valor a la recompensa económica y ponen más atención en la experiencia de empleado, que combina la satisfacción emocional y mental con un salario justo.

A diferencia de la paga, que es puramente transaccional, estas formas de recompensa menos tangibles requieren una continua adaptación a las necesidades del empleado. Este siempre ha sido el terreno de los recursos humanos, pero nunca antes ha sido tan crucial para contratar y retener al mejor talento.